Death Valley y Las Vegas, la combinación perfecta

Día 5 de nuestro roadtrip por la costa oeste de E.E.U.U

death-valley

entrando al Death Valley

Pasaremos de 0 a 100 en tan solo doce horas. El quinto día de nuestro viaje estuvo lleno de contrastes. Del silencio, la paz, la soledad del Death Valley- Valle de la Muerte- al bullicio, el gentío, el desfase de Las Vegas. 

Comenzamos el día tempranito otra vez. Queríamos llegar al Valle de la Muerte pronto para evitar las horas mas calurosas del día y teniamos por delante 180millas que nos llevarian 3 horas. Pero antes íbamos a hacer una paradita que nos quedaba de camino.

Era visitar el Manzanar War National Historic Site. Fue un campo de concentración durante la segunda guerra mundial. Destinado obviamente a reclutar a todos los Japoneses, o descendientes de japoneses, o amigos de japoneses…etc. Seguro que esta historia os suena de algo solo que cambiando Japoneses por Judíos.

manzanar-war

barracon de las mujeres

Cuando llegamos aun era muy temprano y no estaban los encargados de gestionarlo. Pero al igual que en Bodie había un buzón junto a la entrada del parking. Podías coger un folleto y un mapa para hacer la visita sin problemas.

Se hace en coche porque la extensión es importante. Imaginaros que hubo miles de personas allí concentradas. A lo largo del trayecto se va parando junto a los números que indican en que lugar te encuentras para que busques la información. Esta todo en ruinas exceptuando dos barracones que están reconstruidos. Aun así el mal rollo te invade el cuerpo. Cuando acabo la guerra se esforzaron en esconder cualquier evidencia de lo que había allí montado. Nos quedo por ver el barracon por dentro solamente. La visita nos llevo media hora aproximadamente.

Seguimos nuestro camino y el calor se iba intensificando. Eran las 7 de la mañana y estábamos a 30 grados. La siguiente parada fue como una bofetada. Casi nos da un mal de la que abrimos la puerta del coche y el calor nos golpeo en la cara. Habíamos llegado a nuestro primer punto Mesquite Flat and Sand Dunes. Era un desierto con dunas de arena. En los 20 minutos que aguantamos allí subió la temperatura 5 grados mas. Nos hicimos unas cuantas fotos y nos fuimos.

sand-dunes

dunas de arena

Por la carretera vimos a la derecha en lo alto un carruaje con toneles que no sabíamos muy bien que era. Y fuimos a descubrirlo. Había un gran parking y nadie mas. Por los letreros nos enteramos de que era una antigua mina de Borax y era una recreación de como se transportaba en carros. El calor horroroso fuego puro.

mina-borax

la mina de borax

Seguimos la ruta hasta llegar a Devil Golf Course. Este lugar es super curioso. Resulta que toda esta zona hace millones de años estaba cubierta por agua salada.  Y lo que hoy en día vemos es el lecho marino. Y si te quedas calladito en silencio puedes oír chasquidos muy bajitos que son las sales estallando con la temperatura y el sol. Seguíamos solos en aquella llanura desértica.

lecho-marino

lecho marino

Empezamos a dudar si el aire acondicionado funcionaba correctamente porque  no se notaba frió al entrar al coche. Además hemos de decir que la frikada de arrancar el coche a distancia en este caso nos vino de perlas. Así no nos quedábamos pegados al cuero al sentarnos.

Carretera y mas carretera atravesando desierto hasta el siguiente punto BadWater Basin. Esto ya fue como decimos en mi casa la repanocha. Llegamos allí a las 11 de la mañana, temperatura 47 grados. No eramos mas de 10 personas y todas haciendo lo mismo. Con una mano nos abanicábamos como podíamos aunque corría bastante aire. Solo que aire como el que sale de un secador. Angela lleva lentillas y en dos ocasiones llego a dudar si se le quedarían pegadas porque notaba como se le endurecían. Hace tantísimo calor que a penas sudas, se evapora antes. Muy heavy. Este punto esta 85 metros por debajo del nivel del mar.

badwater-basin

Badwater

Después de 15 minutos caminando por allí y viendo el poquito agua que emana del suelo en una esquina Angela amenazó con desmayarse. Y no se anda con tonterías, si lo dice lo hace. Así que corriendo al coche con el aire a tope y buenos tragos de agua. Aprovechamos a comernos fruta fresca que teníamos en la nevera antes de que pasara a ser fruta templada.

Nuestro siguiendo punto marcado era conducir por el Artist Drive que es una carretera circular de un solo sentido  que te lleva hasta el Artist Palette. Es una zona donde las rocas son de diferentes colores debido a la oxidación de los minerales. Muy bonitas, pero no nos acercamos a las rocas, solo las vimos desde el mirador. Temperatura entre las formaciones rocosas 49 grados, hora las 12 del mediodía.

artist-palette

artist palette

Aunque habíamos madrugado ya estábamos en las horas criticas. Entre las 12 del mediodía  y las 16.00 la temperatura  y el calor suben aun más obviamente. El siguiente punto era el Golden Canyon trail. Como llevábamos un rato en el coche con el aire acondicionado parecía que Angela se encontraba mejor e intentamos dirigirnos hacia el punto donde  se abre la roca y empiezas la ruta. Pero cuando no llevábamos ni 5 minutos andando la mire y estaba roja a parches, llena de ronchones, y con la mirada un poco perdida.

No sabemos como pudo llegar al coche. Metí una toalla dentro de la nevera para que empapara el agua helada y se la puse por encima. Bebió mas bebida isotónica, y tardo mas de media hora en recuperarse. Menudo sustito. Y viajeros si que somos, pero no tenemos pensado morir en el intento, así que nos fuimos a echar un ojo al Zabriske point desde lo alto, y nos fuimos.

mirador-zabriske

mirador del Zabriske point

Hay que tener en cuenta que somos Asturianos, y quizá esto mismo alguien de Córdoba por ejemplo lo aguanta tan ricamente. Pero aquí cuando pasamos de 28 grados ya andamos todos “afogaos” como decimos por mi tierra. Rozar los 50 grados fue demasiado para nosotros. Lo que no comprendemos es como hacían los asiáticos que llegaban de la que nos íbamos nosotros. Llevaban camisetas y pantalones largos, incluso chaquetas y guantes.

Continuamos por la carretera en dirección a Las Vegas. Ahora recorreremos 136millas que nos llevaran 2horas y media. La verdad que se hizo un poco pesado. El paisaje era una y otra vez el mismo. Desierto, rocas y cactus. Aunque hubo cactus impresionantemente grandes. Después de unos cuantos kilómetros, comenzamos a bajar y vimos  a lo lejos en el horizonte una nube espesa rara. Aquí la llamamos contaminación. Allí lo ven normal y no le ponen nombre. A medida que nos acercábamos iban apareciendo casas bajas independientes, que pasaron a ser adosados, que se convirtieron en bloques de varias plantas y por arte de magia en un abrir y cerrar de ojos estábamos en el extremo del Strip.

Parecíamos dos niños en la cabalgata de Reyes. No podíamos cerrar la boca y eso que era de día. Que ciertamente la ciudad gana mucho con las luces. Entramos por el extremo donde esta el cartel de las Vegas  y el hotel Luxor. Nuestro motel estaba al final de esa misma calle junto al Circus Circus y el Stratosphere.

Nos alojamos en el Travelodge strip North. Un motel reformado que ofrecía por 78€ la noche una habitación grande, limpia y con cama cómoda, mas un desayuno super completo en la recepción. Obviamente escogimos esa opción porque no estábamos por la labor de pagar mas de 300 euros por noche en un super hotel que solo íbamos a pisar para dormir.  Y fue el motel mas cercano que encontramos con buenas opiniones. Lo recomendamos era un sitio correcto. Pero sobre todo lo recomendamos porque le echamos un poco de cara y triunfamos como la cocacola.

Resulta que en el centro del Strip había otro Travelodge mucho mas caro. Pero que da la misma tarjeta identificadora para el coche.  Y como os podréis imaginar lo peor de las vegas es aparcar los coches ya que muchos parkings son de pago y muy grandes. Que acabas aparcando lejos. Nosotros no caminábamos ni 10 metros y ya estábamos en la calle principal.

Nada mas instalarnos fuimos a darnos un par de vueltas con el coche. Quitamos la capota y a rodar entre los grandes edificios. No podíamos cerrar la boca. En una misma calle recorres todo el mundo. Íbamos tomando notas mentales de todos los sitios que queríamos ver andando.

La primera parada que hicimos fue en el cartel mas fotografiado del mundo. El que da la bienvenida a la ciudad. Tuvimos suerte y dejamos el coche en el  parking diminuto que tienen allí. Hay una cola con una persona encargada de controlarla para organizar a la gente que se va a hacer fotos. Si te pones a la cola te aseguras hacerte una foto  tranquilamente sin que salga nadie más. Si no queréis perder el tiempo podéis ir por un lateral y haceros la foto que sale mas o menos como la nuestra que nadie os va a decir nada.

cartel-las-vegas

famoso cartel

Teníamos claro  que no nos sobraba el tiempo. Así que dedicamos 5 minutos a este tema. A continuación aparcamos en el Travelodge del centro del Strip y continuamos a pie la visita a la ciudad. Aunque al final no lo necesitamos gracias a esto de aparcar en otro hotel de la misma cadena, teníamos pensado usar el tren. De todas las opciones posibles como el  bus, taxi, limusina…etc el monorail era la que más nos había convencido. Recorre los principales puntos de interés turístico, para en los principales hoteles, clubs y restaurantes. Tenéis opción a comprar un billete simple que son 5$, o pases como mucho de una semana. Os dejo el enlace a su web  por si necesitáis comprar los tickets y para que veáis el mapa con la ruta que ofrecen.

Tras aparcar empezamos por el Hotel Luxor y fuimos siguiendo el camino que une unos hoteles con otros. Es muy fácil tu vas caminando, entras en el casino, sales por otra puerta, sigues el caminito otra vez, entras a otro hotel, llegas al casino…etc así una y otra vez. Digamos que como el parking estaba a medio camino pues nos dedicamos a visitar los hoteles que nos quedaban hacia la izquierda.

El Luxor, tiene una pirámide increíble pero casi nos gusto mas por fuera que por dentro. Después el New York. Por fuera era increíble, una recreación perfecta de los edificios mas emblemáticos. Había una montaña rusa pequeña que no nos dio mas. Y el casino era una mezcla curiosa, parecía moqueta antigua pero con maquinas digitales modernas. Personalmente a nosotros nos gustan mas los casinos de ruletas y tragaperras antiguas.

new-york-casino

hotel New York

Como ya era la hora de cenar entramos a un pequeño restaurante de comida rápida con unas pocas mesas y nos pedimos 1 Binis deluxe partido a la mitad con una cocacola. Pagamos 23$. Era como un pastel de varias carnes con bacon, y un pimiento. El pan puedes elegirlo tu. Estaba rico y a buen precio. Este sitio lo hemos comprobado y ha cerrado. Así que aunque estaba bueno no lo busquéis.

cenando-new-york

cenando en el New York

Después seguimos por la calle disfrutando de las luces. Pasamos por un arco que resulto ser el puente de Brooklyn, la guitarra gigante del Hard Rock Cafe, una Harley que salia por la fachada de la  Harley Davinson y por fin llegamos al Bellagio.

strip-las-vegas

el Strip

Llevábamos años con  infinitas ganas de ver el espectáculo de la fuente. Y menudo show, lo hacen cada 30 minutos por las mañanas y cada 15 minutos por las noches. La gente sale hasta de debajo de las piedras para pegarse al muro que delimita el estanque y disfrutar del espectáculo.

fuente-bellagio

las fuentes del Bellagio

Después de verlo entramos al interior y sin duda de los hoteles y casinos que vimos ese día fue el que mas nos gusto. Tienen en la recepción  el techo cubierto de vidrio soplado de colores que es una maravilla.

recepcion-bellagio

la recepcion del Bellagio

Un jardín botánico-acuario que  fue una sorpresa. Estamos acostumbrados a ver jardines botánicos tradicionales. Y ver como con las plantas y flores simulan el fondo del mar nos dejo atónitos. Flipabamos más que los niños. El casino y los restaurantes se veían mas “pijis” que los anteriores. Más silencio, más gente elegante, en definitiva otro rollo.

jardin-acuario

el jardín-acuario

Cuando salimos de allí cruzamos por una de las pasarelas elevadas a la acera de enfrente para dirigirnos a nuestro parking. Estábamos reventados. El calor que llevábamos aguantando todo el día era demasiado. Las piernas hinchadas. Si podéis llevar en la maleta un gel frió  para las piernas este es sin duda un buen sitio para usarlo. Además nos dimos cuenta de algo muy curioso. En las Vegas hace la misma temperatura a las 5 de la mañana que a las 5 de la tarde. Llegamos con 34 grados al atardecer y a las 2 de la mañana que nos fuimos a descansar seguían inamovibles los 34 grados.

Es común de la que vas caminando por los exteriores encontrarte ventiladores de los que pulverizan agua para refrescar y humectar el ambiente. Pero de verdad que lo que sale del suelo es fuego puro. Llegamos a plantearnos que exista un complot entre todos los  hoteles  para irradiar calor del suelo exterior y te metas dentro de los casinos y acabes perdiendo dinero.

Cuando llegamos a la habitación nos dimos una duchita fresca y nos dormimos en 2 segundos no podíamos con la vida.  Llevábamos 5 días non-stop y empezaba a pasar factura el cansancio. Además faltaban 3 horas para llegar a las 24 horas despiertos descubriendo el mundo. Eso es una jornada maratoniana en toda regla.

Ahora puedes seguir leyendo para seguir descubriendo los hoteles que vimos al día siguiente y sobre todo un lugar al que fuimos a comer autenticamente americano y eramos los únicos turistas.

O volver al itinerario general  del roadtrip para ver que lugares hemos visitado en este viaje.

No olvidéis que próximamente empezaremos a publicar en nuestro canal de Youtube los vídeos de este gran viaje. ¡Suscribete y no te los pierdas!

Comparte con tus amigos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *