Qué ver en Santorini en 1 día.

Preciosas casa blancas en el acantilado

Santorini es fruto de una enorme explosión volcánica y por eso tiene unos impresionantes acantilados donde cuelgan casas blancas, playas de arena negra y agua cristalina

Llegamos en barca al puerto de Skala situado en la parte baja del pueblo. Eran las 14.00 del mediodía y hacia mucho calor, notas enseguida por que se la conoce como la Caldera. Nada más desembarcar ya vimos algo que nos encanto, y eran un par de tabernas de pescadores, con las redes, los aparejos y otros instrumentos de pesca por allí desperdigados, y es que nosotros somos de ciudad costera, y Angela nieta de un marinero, y quieras o no, es un estilo de vida que resulta familiar.

Taberna en el Puerto de Skala

Para subir a Fira tienes 3 opciones, una es subir andando que ciertamente no nos apetecía nada porque en parado ya estábamos sudando la gota gorda.

Otra un funicular que une el puerto con el centro del pueblo que cuesta 4€ el viaje y que tiene unas vistas muy bonitas.

Funicular

Y la tercer opción que es la que escogimos, subir en mulas por la sinuosa cuesta de piedra disfrutando del paisaje y del paseo.

Pues bien pese a que fue la opción que escogimos,  NO seria la que volveríamos a escoger. Que conste que esto es una apreciación super personal, más si cabe que el resto de las cosas que contamos, pero no podemos dejar de pensar en aquella pobre mula, subiendo la horrible cuesta, patinando, incluso alguna llegaba a caerse, con aquel calor que las veías desesperadas por ponerse a la sombra, y que el dueño de las mulas no las dejaba descansar si tenia gente para subirse en ellas, y os podéis imaginar el trasiego de turistas que hay en verano.

Bien es cierto, que uno de los dueños nos dijo que esas mulas vivían según él “como reinas”, porque solo trabajaban los meses de verano y el resto del año pastaban felizmente (el concepto del bienestar y la felicidad es muy relativo).

Subida a Fira

Con lo cual, debido a los resbalones, al tráfico de mulas que se concentraban en algunos puntos, a que el muro que delimita el acantilado si vas a pie parece suficiente, pero a lomos de la mula ves claramente que saldrías volando por encima sin tocarlo, y al sentimiento de que no era justo para aquel animal, nosotros menos disfrutar del trayecto y de las vistas, hicimos cualquier cosa, y además, las mulas no llegan arriba del todo, tienes que subir unos cuantos escalones para acabar el camino.

Ultimos escalones para acceder a Fira

El precio fue 10€ cada uno, y es subjetivo no es un precio fijo, incluso regatean. Por el camino como si estuvieras en un parque de atracciones te hacen una foto, que arriba del todo te venden a  4€ cada una.

Una vez estábamos en Fira ya nos sentíamos seguros y nos relajamos, y empezamos a recorrer el  pueblo. Frente a nosotros estaba la catedral ortodoxa Nuestra Señora de Belonia, no es la más bonita que hayamos visto, pero con el calor que hacia, entrar nos vino de lujo para refrescarnos.

Caminamos hacia la estación del funicular para ver el museo arqueológico, 3€ la entrada, esta justo en frente de donde te deja el funicular, no es muy grande, pero tiene piezas prehistóricas.

Al lado esta el museo de Megaro Ghisi, (3€ la entrada) es una mansión restaurada con un patio muy bonito y tiene fotos, grabados, pinturas y mapas del pueblo antes y después del terremoto de 1956.

Deshicimos el camino andado pero haciendo una paradita en un puesto de comida rápida llamado Obelix. Aquí hemos comido el mejor kebab de todos lo que hemos probado hasta hoy en día, totalmente diferente al turco, pero increíblemente bueno. Aquí  se llaman Gyros. La cara de Jose lo confirma. Además barato 3€ cada uno.

Jose en el momento más feliz del viaje

Fuimos caminando y comiéndonos el kebab deambulando por las calles hasta llegar a la iglesia Agiou Mina  que es el símbolo de Santorini con su cúpula azul y el campanario blanco, pero no se podía entrar en ella.

Callejeando con nuestros Gyros del Obelix

Nos salimos del núcleo del pueblo para buscar la parada del autobús que va de Fira a Oia. No sabemos el precio, porque no pagamos, nos subimos en la puerta del medio que era la única que se abrió, e iba tan lleno de gente local que nadie nos cobro ni nos dijo nada. De hecho todo el mundo se subía y bajaba sin más. Nunca vimos un bus tan grande para un pueblo tan pequeño, era un gigantesco autocar, tardamos muy poco en llegar a Oia, pero al ir tan lleno con aquel calor se nos hacia eterno.

Angela esperando en la parada del Autobús

Por fin llegamos a Oia, es un pueblecito de pescadores muy pequeño, pero todo lo que tiene de pequeño lo tiene de encantador. Todas las casas son muy similares, blancas con mini terrazas, mini piscinas, mini capillas, todo mini porque están unas encima de otras construidas en el acantilado y desde arriba las ves perfectamente ordenadas, impolutas, con sus toques en ese azul característico de las Cicladas.

Las casas con sus mini terrazas y mini piscinas

Teníamos pensado ir a ver otro pueblo, pero Oia tiene tanto encanto que decidimos quedarnos aquí, callejeamos una y otra vez por sus calles, incluso varias veces por la misma.

Parada obligatoria para contemplar las vistas

Nos sentamos en distintos puntos a contemplar las vistas, y nos tomarnos un montón de  calipos de naranja que nada más comprarlos ya estaban derretidos, simplemente disfrutamos, es un sitio con magia, un lugar de esos que te hacen pensar que si un día necesitas un retiro espiritual no habrá mejor opción que esa.

Paz y tranquilidad con las mejores vistas

Poco a poco fue bajando el sol, y los tonos en el horizonte cada vez eran mas naranjas, parecía fuego, vimos uno de los atardeceres mas bonitos que podamos recordar.

Precioso atardecer desde Oia

Volvimos a Fira en el autobús urbano, y esta vez pagamos 1,60€ cada uno. Repetimos kebab en Obelix, y nos subimos en el funicular para bajar al puerto. Sin duda es la mejor opción, la más rápida, más fresca, más cómoda, eso sí, hay colas gigantescas en las horas de llegada o salida de los cruceros.

Vistas desde el funicular

Nos fuimos de Santorini sabiendo que volveremos pronto, o eso esperamos.

Podéis ver mas fotos de iglesias y rincones espectaculares en el vídeo resumen.

continuar leyendo la ruta del crucero…

Comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *