La ladrona de libros, ¿la habéis visto?

La ladrona de libros es una de esas películas que no te dejan indiferente. Te atrapa te hace aprender sin darte cuenta mientras disfrutas de un bol de palomitas.

Es una adaptación de la obra ” La ladrona de libros” de Markus Zusak. Cuenta la historia de Liesel, una niña adoptada en pleno movimiento nazi que aprende a leer gracias a su padre adoptivo y al único libro que tenia. Su afán por la lectura  la lleva a correr un montón de riesgos para conseguir nuevos libros para leer. Esto propiciara que acabe siendo escritora con el paso de los años.

La vida de Liesel se ve marcada primero por el totalitarismo nazi, la imposición de sus ideales, el miedo a las represarías, las persecuciones a los judíos…etc. Después por el conflicto bélico, los bombardeos, la falta de víveres, los alistamientos en el ejercito obligados.

Una de las escenas que mejor retrata el sufrimiento y el daño que provoco el nazismo al pueblo alemán es la de la quema de libros de 1933. Imagínate a Liesel, que esta aprendiendo a leer, robando libros para saciar su curiosidad. De repente se ve obligada a participar  en la llamada a  quemar todos los libros que no estaban bien vistos por el régimen autoritario impuesto. Cualquier obra que no compartiera el mismo pensamiento debía ser destruida, y así fue.

En diferentes puntos del país acontecieron una sucesión de quemas de libros. Donde la gente del pueblo  arrojo miles de obras al fuego unos por convicción, y otros por miedo.

Sin duda es una película que te recomiendo vayas o no a Berlín. Es fiel a la realidad vivida en aquellos años. Si te decides a ir vete a Bebelplatz y busca dos memoriales al 10 de mayo de 1933. Uno de ellos es un cubo formado por estanterías blancas enterrado en el suelo y cubierto con un cristal transparente. Simboliza las estanterías que ocuparían todos los libros quemados allí ese día.

quema-libros-Bebelplatz

Placa conmemorativa a la quema de libros en Bebelplatz

El otro es una placa con una cita de Heinrich Heine con una frase de 1817 (mucho antes de que esto ocurriera). Dice que cuando se empieza quemando libros, se acaba quemando también a personas.

En Bebelplatz esta la Universidad Humboldt. Cada año los estudiantes organizan un mercadillo de libros para recordar lo sucedido aquel triste día de 1933.

Comparte con tus amigos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *