Las Vegas última noche día 6 del roadtrip por la costa oeste

Día 6 del roadtrip por la costa oeste de E.E.U.U

strip-noche-vegas

El Strip visto desde la Torre Eiffel

Las Vegas es conocida como la ciudad que nunca duerme. Dicen que cada persona que pone un pie en la ciudad del pecado se gasta una media de 500 $. Hoteles de lujo, casinos, atracciones, limusinas…etc.¿Puede visitarse esta ciudad sin gastarse una fortuna? Claro que sí, nosotros te lo contamos.

Después del tour maratoniano del día anterior fuimos incapaces de madrugar. Nos levantamos con el tiempo justito para poder disfrutar del desayuno de nuestro hotel. Estaba muy rico todo y había bastante variedad. Por supuesto la temperatura inamovible de los  34 grados, seguíamos  con  la teoría que os contamos el día antes del malévolo plan de los hoteles y el calor. Nada mas desayunar fuimos de cabeza a la piscina. No era muy grande pero sí lo suficiente para refrescarse y darse unos chapuzones matutinos. No teníamos prisa por primera vez en lo que llevábamos de viaje.

piscina-hotel

la piscina del Travelodge

Cuando ya era media mañana fuimos a probar suerte, ¿al casino? No. Resulta que en casa somos muy fans de los programas de subastas y empeños. Y hace años que veíamos el programa de La Casa de Empeños y sabíamos que estaba en la ciudad. Así que  nos subimos al coche, y fuimos a intentar ver en persona a los dueños de la tienda y protagonistas de la serie. Resulta que la tienda esta escasamente a 1 km de nuestro hotel. A medio camino entre la calle del Strip ( donde esta el Bellagio, el Cesar Palace, el New York…) y la calle Fremont ( el origen de La Ciudad, equiparable al “casco antiguo”)

casa-empeños

La casa de empeños

Nada más llegar un grupo de azafatos nos dijó que si rellenábamos una encuesta indicando nuestro nombre y nuestro país de residencia podíamos aparcar gratis en su parking. Evidentemente aceptamos el trato. El guarda de seguridad de la puerta nos dejo pasar después de revisar el bolso y nos dimos una vueltecilla mirando que objetos había en la tienda. Lo que mas nos llamo la atención eran unas laminas de Goya y un maletín super ilegal ( tenía un kit con tabaco, whisky, revolver  y cartas de poker)  que se veía muy usado TODO.

Como podéis imaginar los dueños del imperio no andaban a la vista. Seguro que estaban en el despacho observando a la multitud curioseando pero sin comprarles nada. Para el recuerdo Angela consiguió hacerse esta foto

trampantojo-casa-empeños

trampantojo de la casa de empeños

Por supuesto es de mentira es un cartel tamaño natural para que nadie se ponga pesado.

Estuvimos en la tienda unos 20 minutos y después seguimos la ruta planeada. Teníamos otro punto  de interés señalado en el mapa. No era ni mas ni menos que la iglesia donde se casaron Mario y Alaska. Y un montón de famosos más. Si no fuera tan tan tan caro nos habríamos recasado otra vez. Pero gastarse una media de 600 euros (la ceremonia  básica y miles de euros si se te va la cabeza) para que te hagan unas fotos  con Elvis y unos collares hawaianos nos parecía prohibitivo. Hay que ser realistas. Molaría mucho, pero con ese dinero hacemos maravillas en un viaje.

La misma calle que va del Strip a Fremont que es Las Vegas Boulevard es donde están también la mayoría de las Iglesias. Nosotros aparcamos el coche en un 7eleven. Estos supermercados  NO los aconsejamos por el elevado precio de sus productos. Pero suelen estar bien ubicados y en el parking ponen claramente que esta reservado a sus clientes. Así que entramos nos compramos 2 helados y una botella de agua, pedimos el ticket y nos fuimos a pie a hacer la ruta de las iglesias.

chapels-vegas

ruta de las Chapels

En general todas son muy parecidas. Suelen tener un cochazo antiguo a la entrada como reclamo. Un Elvis y a otro vestido de cura. Y algunas tienen una ventanilla como algunos  restaurantes de comida rápida que empiezan por Mc y acaban por Donals donde llegas en coche, asoma el cura por la ventanilla, te casan, te hacen unas fotos así en el coche y te vas. Mas fácil y rápido no puede ser. Ya si fueran válidas fuera del estado de Nevada sería la panacea. Pero no, si quieres legalizar la boda de Las Vegas te toca soltar otra trillonada para conseguirlo.

boda-capilla-vegas

pequeña capilla de bodas

Después de recorrer  todas las iglesias que nos encontramos y alguna que otra tienda muy curiosa con grafitis tan chulos como este

grafiti-vegas

mural molón

Ya eran las 14.30 y teníamos hambre y nos fuimos derechitos a almorzar.  Angela llevaba un par de buffets en los hoteles que estaban bien de precio y con buenas críticas. El del Hotel Wynn y el del Cosmopolitan  que van desde 28 a  36$ por adulto y dependiendo de si es por semana o fin de semana. Pero a nuestra llegada al hotel aprovechando que hablaban en español  pregunto a la recepcionista si había algún diner típico, o sitio poco turístico que nos recomendara para comer.

Nos recomendó un diner  que esta a las afueras en uno de los barrios de la ciudad. La verdad que nos vino bien porque así vimos otra zona totalmente diferente a la del lujo y el derroche. Eran barrios de gente humilde, con casas todas idénticas, algunas incluso sin puertas y ocupadas. Las calles sucias y descuidadas. Una vez mas se aprecia claramente la diferencia de clases. Vimos incluso mucha gente LOST. Vamos a llamar así a todos los que fueron posiblemente como nosotros de turistas, lo perdieron todo y se quedaron allí atrapados. Mucho vagabundo durmiendo por las calles. Y mucha gente hablando o gritando sola mientras caminaba. La cruda realidad sin dudas.

Después de 15 minutos en coche llegamos al diner. Esta situado en uno de esos centros comerciales a las afueras. Allí como las calles no suelen tener tiendas lo que hacen es agruparlo todo en una zona como si fuera una plaza. Aparcas en el centro y todo al rededor son locales con los servicios necesarios como farmacias, lavanderías, tiendas de alimentación…etc

Eramos los únicos turistas. La gente nos miraba con cara de ¿por qué estarán aquí? Por suerte una de las camareras era Mexicana y nos hizo mucho mas fácil el momento de pedir información sobre los ingredientes para evitar las intolerancias alimenticias de Angela.

En el Omelette House 50´s diner como podéis suponer hacen tortillas. Bueno tortillas, huevos revueltos y mas tortillas. Toda la carta es así. Y la verdad después de 5 días comiendo hamburguesas, ensaladas y pollo Kentacky comer tortilla nos parecía un manjar. Había mucha variedad de los ingredientes. Angela se la pidió rellena de vegetales y Jose con carne y bacon. Tomamos soda y un trozo de tarta de manzana de postre para los dos. Mas bien todo para Jose menos una cucharada. Parecía poco pero las tortillas rellenas, llenan mucho. De precio genial, incluyendo la propina de la camarera no llego a 25$ y estaba riquísimo. El diner era super auténtico. Auténtico de verdad, no el rollo exagerado auténtico para los turistas. Nos gustó mucho. Esta en la 3050 Desert Inn rd.

omelette-house-vegas

diner Omelette House

Después del almuerzo nos fuimos de cabeza al hotel. Ya lo comentamos en otros diarios de viajes. Siempre tenemos la brillante idea de ir a bañarnos después de comer. Fuimos derechitos a la piscina. Eran unas horas muertas perfectas para refrescarse chapoteando y para dormir una siesta. Angela que es medio lagarto la durmió en las hamacas al sol. Y la despertaron casi 2 horas después unos niños muy prudentes que si que esperaron a hacer la digestión y fueron a bañarse a las 17.30.

momento-siesta

momento siesta

Después de acicalarnos cogimos el coche otra vez y volvimos a hacer la pequeña triquiñuela de aparcarlo en el otro hotel del centro. ( Si acabas de empezar a leer aquí los diarios de nuestro roadtrip tienes la explicación de como aparcar gratis en el Strip en el el diario del día anterior)

Hoy los hoteles que íbamos a visitar nos quedaban a la derecha del parking. Pero fuimos directos al Bellagio para volver a ver el jardín botánico  pero de día. Nos volvió a parecer precioso.

jardin-ballegio

jardín Bellagio

Seguimos por esa acera y entramos al Caesars Palace. Nos costó mucho ubicarnos en este sitio. Tanto que llego un momento en el que estábamos perdidos y no sabíamos volver al exterior. Sin duda es un complejo ( son varios edificios) impresionante. Dentro veréis la cúpula del Panteón, la fuente de Poseidón, la fuente Viva y muchas cosas más que os tele-trasportaran a Roma.

panteon-caesars-palace

Cúpula del Panteón del Caesars Palace

Cuando conseguimos salir de allí que en serio fue a base de dar vueltas para no preguntarle a alguien de seguridad por la salida al exterior más cercana y confirmarle que somos un poco memos fuimos al hotel Treasure Island. Habíamos buscado los horarios del espectáculo gratuito del barco pirata  en internet. Pero algo leímos mal o no lo entendimos bien y nos quedamos sin verlo. El casino bastante normalito por no decir cutre ( después de ver el del Bellagio cualquier otro sabe a poco).

barco-pirata-treasure

barco pirata

Cruzamos a la acera de enfrente y entramos al hotel Palazzo. Una vez mas IMPRESIONANTE. Ya lo decimos en mayúsculas porque cada vez estábamos mas alucinados con la estética, la arquitectura y “la todo”.  Había unos jardines internos, unas caídas de agua y unas esculturas asombrosas.

cascada-palazzo

Cascada del Palazzo

Desde ese mismo hotel y sin salir al exterior se accede AL HOTEL. Para nosotros fue el más bonito, el más impactante, el más trabajado el “mas todo”. El  hotel Venetian.

Que queréis que os digamos pero ver los canales de Venecia con los gondoleros cantando mientras te dan una vuelta.

gondola-vegas

Gondolero

La Plaza de San Marcos con el cielo mas auténtico que hemos visto a día de hoy.

san-marcos-venetian

plaza San Marcos

Unas pinturas en el techo con unos dorados super bien trabajados.

pinturas-techo-venetian

pinturas en el techo del Venetian

Y un mirador exterior que te enamoran nos parecen razones más que suficientes para deciros que sin duda alguna es el hotel mas SUPER IMPRESIONANTE que vimos.

mirador-venetian

mirador

Desde el mirador del Venetian vimos el espectáculo gratuito del Miracle. Es un volcán en erupción escupiendo lava y con mucho fuego. Muy original y vistoso. Para salir al exterior desde el mirador se baja por unas escaleras mecánicas que te dejan bien cerquita de nuestro siguiente punto.

El hotel Flamingo. Este es un típico de todas las películas y series policiales. Es de estética antigua lleno de neones. Y la plaza que esta a su lado esta llena de restaurantes de comida rápida, pizzerías, heladerías…etc a buen precio. No vimos a los flamencos por ningún lado la verdad. Bueno a los de verdad queremos decir, porque a estos otros de 5 metros de alto si que los vimos.

flamingo-vegas

el hotel Flamingo

Seguimos por la acera hasta llegar al Hotel de la Torre Eiffel , el Hotel París. Lo primero que hicimos fue dirigirnos a la taquilla para comprar las entradas para subir al mirador de la torre y disfrutar de unas vistas inmejorables del Strip. La entrada es valida durante un año desde que la compras. Si lo hubiéramos sabido antes la habríamos comprado a la hora de comer que seguro que no había nadie haciendo cola en la taquilla. Los precios van por persona desde los 15$ si subes de día a los 20$ si es de noche. Hay unos horarios establecidos, y se pueden comprar las entradas por internet con antelación en la web del hotel París.

strip-noche-vegas

El Strip visto desde la Torre Eiffel

Después de hacer 20 minutos de cola en la taquilla, hicimos otros 20 en la puerta del ascensor que sube a la torre. De pié, que con lo que cobran bien podían poner unos bancos por ejemplo. Menos mal que cuando subimos y contemplamos las vistas de la ciudad se nos paso todo. Como mucho puedes estar 30 minutos arriba. Nosotros nos quedamos 20 minutos pero porque queríamos ver desde las alturas el espectáculo de las fuentes del Bellagio. Pero en general a los 10 minutos se iba todo el mundo.

vistas-eiffel-vegas

vistas desde la torre del hotel París

Cuando bajamos nos dimos una vuelta por el casino que estaba muy bien tematizado. Salimos al exterior y  ya estábamos cerca del parking. Era la hora de cenar y Angela iba a sorprender a Jose. Lo tenía pensado hace meses. Le dijo que quería ir  a cenar a la calle Fremont st ( zona vieja) así que nos subimos al coche y nos dirigimos allí.

fremonst-experience-st

calle Fremont

 

No nos costó mucho aparcar porque tuvimos mucha suerte. Teníamos apuntados un par de hoteles que tienen aparcamiento para todo el mundo no solo para clientes pero como era viernes fue imposible. Solo para huéspedes del hotel. No podíamos pasar ni pagando. Y de la que salíamos del segundo hotel el Golden Nugget en plena calle había un sitio. Acababan de irse y aparcamos a una calle de Fremont St totalmente gratis.

Empezamos a andar y al doblar la esquina nos pareció muy raro ver la calle vacía sin gente y policía al final. Cuando llegamos nos gritaron para que nos detuviéramos y no entendíamos muy bien que pasaba. Hasta que se tranquilizaron y nos dijeron despacio que no se podía entrar a la calle si no era por alguno de sus 2 extremos.

Había que pasar un control de seguridad bastante exhaustivo. Y la calle es larga bastante y estábamos a la mitad además de que había cientos de persona haciendo cola. Así que tirando de picaresca nos metimos en el hotel, pasamos al casino, y aprovechando que tienen puertas a la calle Fremont pasamos por ellas sin más. Sin colas, sin registros sin nada. Y pensamos tanto cuento y tanto rollo y dos panolis como nosotros acabamos de entrar aquí con esta facilidad pasmosa. Sin ser premeditado ni nada. Nos ahorramos mínimo una hora de cola en el control de seguridad. Y nosotros ahorrando euros o tiempo somo felices. Pero que no sirva de precedente. Esta mal hecho. Vosotros ir al control a que os registren. Ser buenos.

calle-fremont

calle Fremont

Paseamos por la calle de un extremo al otro. Viendo las luces de la pantalla que hay sobre nosotros. Gente pasando en tirolina como balas. Mucha gente y sobre todo mucha música y muy alta. Era como estar en una discoteca al aire libre. La gente entraba  y salía de los bares y casinos como en cualquier zona de marcha de una ciudad. Y Jose ¿pero dónde cenamos? ¿dónde vamos a cenar? hasta que le dije “Aquí”.

Se le iluminó la cara como a un niño el día de Navidad. Lo único que vio fue a gente pesándose en una báscula porque si pesas mas de 170 kg comes gratis. Había gente que no pesaba ni 80 kg probando suerte, la gente es leer gratis y pierde el norte, pero también vimos a varios superarlo con creces. En la fachada había un montón de dibujos de  hamburguesas, unas enfermeras pin-up, y un luminoso que ponía Heart attack grill. Como no sabe inglés podía traer misa que ni fú ni fá.

Como no entendía nada ya le expliqué que era un restaurante que se llama Ataque al corazón. Que la hamburguesa estrella se llama By Pass y tiene récord mundial calórico. Que había salido en el programa de televisión Crónicas Carnívoras. Y que el hijo del dueño había muerto muy joven por comer a diario en el restaurante. Y él estaba encantado. No podía ser mas feliz.

heart-attack

dentro del Heart Attack

Al entrar una camarera  ataviada con el disfraz de carnavales de enfermera sexy te da un camisón de hospital y te acompaña a la mesa. Te dice que hay una regla. Tienes que comer todo lo que pidas porque sino seras castigado. Como no sabíamos muy bien como era de grande la hamburguesa pedimos una para compartir y unas patatas. La bebida te la sirven en un gotero con ruedas de hospital. La hamburguesa estaba realmente buena y jugosa. Y podríamos habernos comido una cada uno en cuanto a cantidad. Pero Angela no arriesgó porque llevaba mucho queso y muchas salsas y le daba miedo que la sentara mal.

gotero-bebida

la bebida en el gotero

Mientras cenábamos una camarera sexy cogió un micrófono y empezó a dirigirse a voces a un comensal de una mesa. ¡ En efecto! le había sobrado comida. Le obligó a levantarse, dirigirse al centro del restaurante y le dio con una pala de madera “provocativamente” en el culo a modo de castigo.

hamburguesa-by-pass

hamburguesa by pass

Cuando acabamos devolvimos los camisones y pagamos. No llego a 15$. Si hubiéramos pedido dos hamburguesas sería una mitad mas. Así que buen precio. Para bajar las calorías volvimos a recorrer la calle Fremont Experience st de un lado al otro y nos dirigimos al coche.

Aunque realmente habíamos hecho menos cosas que los días anteriores estábamos mas cansados. Y es que a lo tonto dentro de los hoteles se camina mucho. Entendimos entonces porque llevábamos todo el día viendo a gente moverse en sillas de ruedas eléctricas que las aparcaban y se ponían a caminar perfectamente. Las usan como medio de transporte para no acabar reventados al final del día. También es verdad que los que iban en ellas si que podrían comer gratis en el Heart Attack.

Rumbo al hotel decidimos darnos una última vuelta con la capota quitada disfrutando de las luces, el bullicio y el espectáculo visual que ofrece la ciudad del pecado.

Por la mañana íbamos a madrugar bastante para dirigirnos al Antelope Canyon  así que nos fuimos a recoger el equipaje y a dormir.

Ahora puedes

-volver itinerario general del viaje para ver a que lugares hemos ido en nustro roadtrip.

Seguir leyendo para acompañarnos al Antelope Canyon y al Monument Valley.

Comparte con tus amigos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *