Marrakech día 2. Palacios y restaurantes y tumbas Saadíes

¿Sabéis como se empieza un día 10?

Para nosotros con un buen desayuno. Lo pedimos para las 8 de la mañana. Karim fue quien nos sirvió  con calma, poco a poco fue sacando platos hasta que nos dio vergüenza  ver la mesa llena de comida. Crepes, bollo suizo, croissant, diferentes panes, mermeladas, café , zumo, macedonia de frutas, tarta  de manzana y algo que no sabemos como se llama en español, él lo llamó  Pat y se parecía  al cabello de ángel.

Cuando acabamos de desayunar había  pasado una hora. Este Riad consiguió algo que jamas pudo mi madre, comimos despacio, sin prisas.
Después  nos pusimos en marcha. Los que ya habéis  leído nuestros diarios de otros viajes vais a notar una evidente diferencia, esta vez no vamos corriendo.  No tenemos una agenda milimetrada con tiempos donde no hay casi lugar a la improvisación. Tenemos días de sobra para pasear, sentarse y contemplar.


Esto fue lo que vimos por la mañana:

Palacio Bahía. Se encuentra  a escasos 5 minutos  a pie de nuestro  Riad. Llegamos temprano, pagamos la entrada en la puerta y accedimos al recinto del Palacio. Debéis tener en cuenta que la entrada hace esquina entre las calles  Rue Riad Zitoun el Jdid con Rue Bahía Bab Mellah. Una vez pasamos un frío patio de azulejos blancos (que  consigue hacerte dudar sobre si lo que vas a ver es todo así de feo) llegas a otro patio que ya te deja ojiplático perdido.

A partir de este punto todo es absolutamente precioso. Los techos que recuerdan navíos  del revés, las ventanas con vidrieras, las puertas  con los quicios mas grandes que hemos visto nunca…una joyita sin duda alguna.

Los preciosos jardines quedan en segundo plano totalmente. Este palacio del sXIX es una de las obras maestras de la arquitectura marroquí. Su nombre traducido significa “el bello” y es uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad.  Actualmente la familia del Rey Mohammed VI se queda en el palacio, solo que en una zona no abierta al público.

Para visitar este  lugar tener en cuenta que vale mas ir tempranito. La visita nos llevó 1 hora y media. Justo cuando nos íbamos llegaban 200 chinos en procesión  siguiendo a una guía  que chillaba a grito pelao. Horario de 9 a 17. Precio 10 dirhams/persona. Hay varios  wc.


Palacio del Badi. A 5 minutos a pie llegamos al siguiente palacio. Para empezar vamos a decir que nos mató  leer que querían  hacerlo  igual o mejor que la Alhambra. Porque hijos míos, cuando no se puede, no se puede. Bueno sigo, este palacio está en ruina total. Están rehabilitando lo justo y necesario  para poder cobrar una entrada. Aún  así merece la pena  visitarlo porque alberga una exposición  fotográfica  muy detallada  que muestra  el estado actual y el origen.

Es muy fácil  imaginar como fue. Y realmente  tuvo que ser precioso. Solo por ver el tamaño  de las piscinas y los estanques y tratar  de entender como se arreglaban para canalizar todo aquel agua hasta allí así como los patios de naranjos vale la pena. En su día era conocido como “El incomparable” y tenía mas de 300 habitaciones decoradas con oro, cristal y turquesas.

Como curiosidad mencionar que una de las salas esconde el Minbar, osea el Púlpito,de la Mezquita de Koutubia. Es madera de cedro tallado y se hizo en Córdoba. Por último si os digo que las vistas desde la terraza de las murallas del palacio  son muy buenas seguro que consigo que vayáis con gusto.
Horario  de 9 a 17. Precio: solo Palacio 10 dirhams/persona.  Palacio mas Minbar 20dirhams/persona. Hay wc.


Puerta Bab Er Robb. Caminando durante 10 minutos llegamos a la que quizá  sea una de las puertas mas bonitas a Medina vieja. Ojo es bonita  por la parte exterior solo. Se encuentra en una gran calle con mucho tráfico llamada Rue Oqba Ben Nafaa.

De camino nos cruzamos con una de las cosas que mas nos alucinaron en esta ciudad. Las torres de telefonía. Diciéndolo así no le veis la gracia, pero si os digo que las disfrazan de palmeras ¿cómo se os queda el cuerpo?. Y es que esta ciudad es lo que tiene, no gastan en arreglar el pavimento y puedes romperte un tobillo con un socavón, pero las antenas tranquilos que parecen palmeras.


Tumbas Saadíes. A 500 metros en linea recta llegamos a la Mezquita Moulay El Yazid y las tumbas Saadíes. Si localizáis el minarete de la mezquita tener en cuenta que la entrada a las tumbas esta al lado opuesto, osea por atrás.

Se accede por un pasadizo  estrecho  que une el caos con la paz absoluta  de un cementerio. Están abiertas al público desde 1917 pero son del sXVI. Son un conjunto de mas de 100 tumbas pertenecientes  a la familia de los Saadíes así como otras personalidades.

Se ve todo sin complicación  salvo la sala de las 12 columnas de mármol de carrara. Que bonito es ese mausoleo. Así duelen  menos los 20 minutos de cola al sol que guardamos  para asomar la cabecita a la sala. Digo asomar porque no se puede pasar, un cordón lo impide. Esta visita no os llevará mas de 30 minutos.


Horario de 9 a 12 y de 14.30 a 18.  Precio:10 dirhams/persona. Hay wc.


Hora de comer…

Después  fuimos a comer a La Famille. Es un restaurante  muy cuqui que nos quedaba  de camino a nuestro  Riad. Esta en la calle Rue Riad Zitoun El Jdid. Pedimos 2 de los platos estrella del día y 2 aguas minerales y una porción de tarta, todo por  219 dirhams.

Es un lugar con mucho  encanto y fresco. La comida exquisita. Para nosotros no es un problema, pero que sepáis  que puede que tengáis  que compartir mesa con desconocidos. Ojo porque solo abre en horario  de comidas de 12 a 15.30.


Por la tarde…

Siesta en el Riad. Después  de comer nos fuimos al Riad para subir a la azotea y descansar  en las tumbonas. ¡¡Que maravilla!! ¿Será  mucho pedir que haga solecillo por el día y que llueva por las noches en España?
Dormimos  una mini siesta porque aprovechando que en el Riad teníamos wifi  contestamos a unos cuantos  viajeros  que por Instagram nos preguntaban  cosillas y se nos  pasó el tiempo volando.


Momento mágico en el Cafe Glacier. A las 15.30 salimos del Riad en dirección  a la plaza Yamaa  el Fna. Nuestro objetivo era subir a la terraza del Café Glacier para ver como  a las 16.00 ocurre la magia. Bueno pues después de 2 intentos frustrados  conseguimos una mesa que nos ofrecía  buenas vistas. Parecía que estábamos jugando al juego de las sillas. Cuando alguien se levantaba echábamos una carrerina a ver quien se hacía con la deseada mesa con vistas.
Disfrutamos del momento observando a la gente, a los vendedores y a los turistas  atosigados por músicos, por “malasalmas” (en ni casa se llaman así los dueños de los pobres monos) por vendedores de palos selfies o cualquier otra tontería.

Para subir a la terraza del Café Glacier  hay que consumir. Es rollo self-service.  Nosotros pedimos 2 mirindas de naranja  por 40 dirhams.  y cuando conseguimos la deseada mesa colocamos  el móvil en un lugar estratégico a grabar  a cámara rápida. Nos daba la risa pensando  que aquello  ocurría dos veces al día, todos los días del  año. Como dato, en los wc de este bar hay  que dejar una moneda aunque estés tomando algo en la terraza.


Mezquita Koutubia.  Después de ver como se montaban todos los puestos en la plaza de Yamaa el Fna  bajamos a pasear. Pero no por la plaza, sino alejándonos de ella. Fuimos a ver la Mezquita Koutubia y sus alrededores. Es una pena que en Marrakech no puedas entrar a visitar las mezquitas a no ser que seas musulmán. Así que realmente para contemplarlo desde fuera da igual la hora.  Aunque sí os decimos que le pasa como al Coliseo, es un lugar que gana encanto con la luz del atardecer. ¿No os recuerda a La Giralda?


Jardines Parc Lalla Hasna. Justo detrás de la Mezquita se encuentran estos jardines preciosos. Ofrecen un paseo tranquilo y si tenéis suerte igual encontráis un banco vacío para sentaros a contemplar las vistas.


Hora de cenar, tiramos la casa por la ventana… 

Si os leísteis el primer post de este viaje donde os hablamos del presupuesto sabréis que este viaje coincidía con nuestro aniversario de boda. Por ese motivo fuimos a cenar a un restaurante un poco pijo/finolis para celebrarlo.

En el barrio mas europeo de Marrakech y donde se esconden las grandes mansiones y mejores hoteles podéis encontrar el Restaurante Comptoir Darna. En la calle Avenue Echouhada. Para llegar vais a pasar por La Puerta Nueva y su imponente muralla.

Dimos un paseo de aproximadamente 1.5km desde los jardines Parc Lalla Hasna . No fue fortuito, yo lo llevaba apuntado para sorprender a Jose.¡¡ Y vaya sí lo hice!!

Al llegar 2 guardas nos registraron para acceder al restaurante. Una vez en su interior hicimos una reserva para una hora después, porque primero queríamos tomarnos unas cervezas en el patio. No os voy a dar muchos detalles porque es de esos sitios que hay que ir sí o sí y que os sorprenda. Pero el patio puede que sea el mas bonito que hemos visto hasta ahora. Y la decoración de cada una de las plantas es exquisita. Para cenar pedimos una hamburguesa espectacular y un plato de cuscús con pollo enorme. Eso y las 2 cervezas del patio nos costaron 590 dirhams.

Mientras cenábamos unos músicos tocaban música tradicional marroquí (aunque  ellos iban de smoking) sentados en una preciosa escalera. Imprescindible ir al wc.

Respecto al precio, pues sí, es mas caro que el resto de los restaurantes a los que fuimos. Pero tampoco es nada abusivo, además ¡un día es un día!. Como veis en las fotos no es necesario cumplir con ningún dresscode, Jose iba en camiseta, bermudas y playeros. Horario del restaurante y el patio de 20 a 01.00. Horario del club de 20 a 03.00


A la salida ya era tarde, llevábamos todo el día visitando palacios y caminando un montón, así que con el paseo que dimos hasta el Riad tuvimos bastante. Pusimos fin al día. Si no os apetece caminar podéis subiros a cualquier taxi que hay siempre en la puerta del restaurante. Por menos de 50 dirhams os llevaran a la Medina.


Mañana del día 3…seguir leyendo 

Comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

2 pensamientos en “Marrakech día 2. Palacios y restaurantes y tumbas Saadíes

    • “pues si hay que irse, se va” jaja!! Gracias por pasaros a leer chicos. Espero que pilléis un vuelo baratín como hicimos nosotros y podáis ir a visitar esta ciudad. Bss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *