Relax en uno de los mejores complejos de Marrakech

Planazo a la vista…

Hoy el día se presenta  diferente.  Hemos decidido tomárnoslo de relax. Le pedimos ayuda a Karim porque nosotros a penas hablamos francés. Él se encargó de gestionarlo todo mientras desayunábamos. Nuestro plan era ir a una piscina a pasar el día. ¡¡Y lo conseguimos!!. Después os sigo contando sobre este tema. Pero vamos a seguir el orden tal cual lo vivimos nosotros. 

Primera visita del día…

Jardín Majorelle. Cogimos  un taxi en la pequeña plaza que hay en el Parking Riad Zitoun Jdid. Allí es donde nos dejo el transfer del aeropuerto el primer día. Previo regateo fijamos el precio para los 2 trayectos completos que íbamos  a hacer ese día. Ir al Jardín Majorelle nos costó 50dirhams. Nos dejó su número de teléfono para avisarlo e ir a recogernos. No nos quiso cobrar. Dijo que todo al final del día.

Una vez allí en la puerta del Jardín esperamos  una cola de 20 minutos  para comprar las entradas a los jardines.

Tip: Si tenéis  pensado  entrar al Museo bereber y al de Yves Saint Laurent podéis comprar  la entrada en el propio museo que esta al principio de la calle. Así no hacéis la cola a lo tonto.

Una vez dentro armaros de paciencia  ya que está  abarrotado de gente.  El jardín  botánico  para nuestro gusto se queda muy  flojo. Vimos  poca variedad aunque repetido muchas  veces. Quizá la zona de cactus sea la mas llamativa.Como es un jardín que tiene mas de 90 años los ejemplares que alberga son bastante grandes y se agradece la sombra que dan. El jardín se construyó en 1924 pero hasta 1947 no se abrió al público. Hoy en día son propiedad de los herederos de Yves Saint Laurent.

La casa azul que todo el mundo fotografía  es el Museo Bereber. Alberga una colección  de elementos que definen esta cultura como trajes típicos, joyas y otros elementos. Anteriormente era el Museo de arte islámico.

Nosotros estuvimos un buen rato tomando clases de modelaje. Bueno es coña, en realidad estábamos riéndonos “con” la cantidad de gente que hacía poses extrañas delante de las paredes azules. ¿ Tendrá esa pintura alguna partícula que te trastorna? Había una rubia que en todas las fotos se tiraba del pelo y ponía cara de dolor. Se bajaba, revisaba la foto, no le gustaba y lo repetía una y otra vez. Y un chico con un traje blanco de lino y un jersey negro de cuello cisne que solo se ponía las gafas de sol para la foto y se cogía las solapas y fingía que se estaba riendo a carcajadas, pero sin hacer ruido. ¿ Estáis tomando nota?

Nosotros al museo de Yves Saint Laurent no entramos. Pero por si os interesa allí podéis ver la exhibición permanente donde se expone la colección del diseñador. También tiene cafetería y terraza.
Horario: de octubre a abril de 8 a 17.30. Resto del año hasta las 18. Precios:  La entrada  completa es de 180dirhams. La entrada simple a los jardines  es de 70dirhams. Hay ofertas para estudiantes.


Ahora sí, nos vamos a vaguear…

Al salir del Jardín Soufiane nos estaba esperando en su taxi. Habíamos  acordado ida y vuelta al Club que nos recomendó Karim.

Beldi country club. Como nuestro riad no tenía piscina  decidimos ir a pasar el día  a un hotel-club. Estos resorts ofrecen un day-pass para acceder solo a la piscina, o piscina y lunch.  Permite  disfrutar  de sus instalaciones  aunque no estés alojado allí.  Para llegar recorrimos 10 km en taxi alejándonos de Marrakech.

La tierra cada vez mas roja, el entorno mas rural, y casi sin darnos cuenta nos adentramos en un oasis de campos de rosas y pavos salvajes. Sí sí, pavos correteando libremente. Ya estábamos  en Baldi country club.

Seguimos a pie el camino que nos llevó a las piscinas y el recepcionista nos acompañó hasta las hamacas que teníamos reservadas. El lugar es  perfecto. Una piscina de 25m de largo  donde haces pie. Es de azulejo negro para  conservar el calor del sol y por eso el agua esta fresca, pero no fría. Nos bañamos varias veces hasta que estábamos arrugaditos y después salíamos a secar al sol. ¡¡Qué placer, y mas siendo Noviembre!!

Los jardines los componen  unos grandes  olivos y arbustos con muchas flores que dan sombra en algunas partes.

La terraza fusiona la comida marroquí y la estética  francesa de la Provenza. En resumen, un lugar ideal.

El menú lo cambian a diario. Mientras llegaba nuestra  comida nos sirvieron unas aceitunas  y unos cacahuetes de la propia  villa. El lunch consiste en elegir un entrante entre 6, un plato principal de 10 y un postre entre 5. Nosotros pedimos rollito de primavera relleno de pollo y un plato de carne de cerdo mechada sobre ensalada y una torta crujiente que seguro que tiene nombre profesional, pero lo desconocemos. De segundo chuletas de cordero y pinchos  morunos de pollo con verduritas braseadas. Y de postre optamos por helado de pistacho y profiteroles.

Este menú  no incluye la bebida. Cada botella de agua de 75cl cuesta 25dirhams. Realmente  todo estaba bueno y muy bien presentado. Si es cierto que premia la calidad y no la abundancia. Es una formula perfecta para pasar un día  de descanso.

Allí hay vestuarios  y dan toallas. Si por un casual se te olvida el bañador, junto a la piscina encontraras  una pequeña boutique donde puedes comprarte uno.

Aprovecha a dar un paseo por las instalaciones y a contemplar la colección de puertas molonas. ¡¡Estaba feliz!! Muchos ya sabéis que tengo obsesión con las puertas bonitas, y ya si son azules ¡¡apaga y vamos!!

 Horario: 12 a 18.30 Precio: 200dirhams solo piscina. 290 solo lunch. 390 dirhams el Day Pass completo, (lunch y piscina).


A las 17.00 habíamos quedado con nuestro taxista en la puerta  del Club. A esas horas el sol ya no tiene fuerza y empieza a refrescar.  Nos llevo de vuelta a la Medina.

Después  de una pequeña parada técnica  en el Riad  fuimos a la calle Rue Tougma junto al Palacio  del Badi para mercadear un poco. En toda esa zona los precios son mas bajos que en el Zoco.


Dónde comprar…

⇒Especias. Nosotros decidimos comprarlas en la plaza Jardin Sidi Hmed El Kamel en la tienda Herboristerie Lamlih. Un hombre que trabaja  allí  habla español a las mil maravillas y nos pudo aconsejar en función  al tipo de comidas que solemos cocinar en casa. El resumen: llevamos curry blanco marroquí y una mezcla de 35 especias llamado Ras el hanout (especialidad de cada tienda) que huele tan bien que dudo en si comerlo o meterlo en el armario. Es especial para aderezos de carne y ensaladas, pero no para pescados. Mientras estábamos allí  nos invitó  a un té al que añadió un trocito de eucalipto del tamaño  de una escama de sal o una lenteja. No nos resistimos a comprarlo. El eucalipto nos viene genial tanto para cuando estamos resfriados, como para el dolor de cabeza o simplemente  para aromatizar las infusiones. Después  de pagar aquel hombre nos regaló una pastilla de jabón de ámbar hecho a mano. Horario: de 8 a 21.30 todos los días.
Imanes y postalesUn poco mas adelante al otro lado de la plaza compramos imanes  y postales. Llevábamos  días  fichando y fue  donde los  vimos mas baratos. A 10dirhams cada uno, 15dirhams si eran de madera. Y las postales a 2 dirhams.
Esta zona aunque es turística es diferente a la zona del zoco. Se mezclan las tiendas  de recuerdos  con las suyas propias. Y hemos de decir que es donde vimos las tiendas de especias mas bonitas.

Se acerca la hora de cenar…

Plaza Yamaa el Fna . Tras  mercadear volvimos  a la plaza  para tomarnos un  té en la terraza de restaurante Chez Chegrouni donde cenamos el día  antes. Los té con menta están ricos y cuestan 6 dirhams cada uno. Además las vistas son muy buenas.

Después  cenamos en el Zeitoum Cafe. Quizá  fue donde  la comida estaba mas sabrosa, la carta  incluye fotos y los camareros chapurrean español así que de mano era perfecto.  Pero no puedo recomendarlo porque por muy buena que este la comida es inadmisible que tengas que llamar  constantemente al camarero para  que te sirva incluso para que te cobre.

Cenamos  pastilla de pollo, broiutes de carne y hierbas (son similares  a  las empanadillas) y una ensalada  de diferentes vegetales y quinoa. Bebimos agua y te con menta. Pagamos 272dirhams y las vistas fueron estupendas.


Después  de cenar volvimos paseando a nuestro  Riad  para hacer las mochilas  y descansar. Solo nos queda un día en Marrakech…seguir leyendo

Comparte con tus amigos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *