Bandujo, el pueblo medieval junto a la Senda del Oso

Nuestros viajes » Europa » España » Asturias » Bandujo, el pueblo medieval junto a la Senda del OsoBandujo -Viajeros Confesos-2

El Camino/ Camín Real de la Mesa es una antigua calzada Romana que unía Asturias con la meseta. Fue el principal eje de comunicación durante la Edad Media y eso forjó la identidad de Bandujo, un pueblo medieval ubicado en Proaza que puede presumir de ser una de las aldeas medievales mejor conservadas en el Principado. 

La Comarca del Camín Real de la Mesa está formada por varios concejos ubicados en la zona central de Asturias que gozan de unos paisajes montañosos de infarto. Uno de los concejos más populares es Proaza, en pleno Valle de los osos. Cada año, miles de turistas recorren andando o en bicicleta la Senda del Oso, una de las ecorutas más populares de España.

Sin embargo, la mayoría desconocen que de la Senda del Oso parte el Camino Medieval a Vandugio, así se llamaba la aldea en el siglo VIII. Una ruta de 2.5 kilómetros que no entraña ninguna dificultad, pero que es un poco cansada por la pendiente. Y es que Bandujo/Banduxu se encuentra en lo alto de una loma, enfrentado al paisaje más escarpado de la zona central de Asturias.

Por este motivo hasta el siglo XX no se construyó la carretera que usamos a día de hoy para llegar hasta el pueblo. Esto propició que la aldea quedará aislada del progreso industrial y del desarrollo socio-cultural que impulsó la región. Bandujo/Banduxu se convirtió en una aldea dormida. Tanto es así, que hasta 1980 no llegaron al pueblo modernidades como el agua corriente o la electricidad.

Ese parón en el tiempo conservó el conjunto patrimonial de Bandujo en perfecto estado, convirtiéndose así en uno de los mejores pueblos medievales del Principado. Por este motivo está declarado Bien de Interés Cultural desde 2009.

La falta de comunicación con el mundo moderno también ayudó a que se conservaran tradiciones tan peculiares como la que se lleva a cabo el Día de los Difuntos. Las vecinas del pueblo cubren con flores las tumbas haciendo bellos dibujos. Es una fiesta de gran interés cultural. En Bandujo, además, hacen los enterramientos de una manera particular. Cuando un vecino pasa a mejor vida ocupa la tumba del que lleve más tiempo criando malvas. No hay lápidas, no hay dueños, simplemente se hace un relevo en el camposanto.

Existen 2 horas perfectas para visitar este pueblo. Una es al amanecer. Es habitual que la niebla quede atrapada entre las montañas y el misticismo que genera es simplemente maravilloso. La otra es a media tarde, el sol ilumina la aldea y consigue generar un juego de luces y sombras en las lomas difícil de olvidar.

Para visitar Bandujo una de dos, o llegas a pie a través del Camino Medieval que comenté al principio, o en coche por la vieja carretera. Extrema las precauciones  (sobre todo si vas en moto) porque a las curvas hay que sumarle el lamentable estado del asfalto. Si vas en coche llegarás a un punto que dice: -Bandujo, fin de la carretera-, allí deberás aparcar. Hay espacio para 4-6 vehículos. Mi consejo es que primero pasees por el centro del pueblo y que cuando lo hayas recorrido todo subas a buscar la imagen de postal.

Cuando te bajes del coche toma el primer camino que puedas a la izquierda. Te llevará hasta la iglesia de Santa María.  Es la construcción religiosa de mayor antigüedad del concejo. Acércate y contempla las vistas desde allí. Hay un par de bancos para que puedas deleitarte con tranquilidad.

La iglesia actual es del siglo XII y ocupa el espacio de una iglesia románica construida en el siglo X. El interior carece de grandes decoraciones que hagan alusión al arte asturiano. Sin embargo, mira entre los barrotes de la verja, es uno de los pórticos más coquetos que he visto en los últimos años.

A su lado se encuentra el cementerio del pueblo. Puedes observarlo desde la puerta, recuerda lo curioso que es el método de enterramiento que comentamos antes.

A pocos metros se encuentran los otros dos puntos que dominan el paisaje, la gran casona conocida como «El Palacio», y la «Torre de Tuñón», o «Torre de Bandujo». Es una de las torres defensivas bajomedievales mejor conservadas en Asturias. A lo largo de la historia, también se usó como Ayuntamiento y cárcel. La torre circular está asentada sobre un zócalo de piedra y tiene 4 plantas de altura. En la parte superior hay un escudo con los blasones de los Tuñón, los Miranda y los Bandujo.

En este punto lo mejor que haces «ye caleyar», perderte por los caminos. Verás hórreos, grandes paneras donde se guardaba el grano comunal, el viejo lavadero, y algunas casonas con unos aleros de madera dignos de admirar.

Finalmente, como broche de oro a la visita, sube a la ladera que hay al final del pueblo, es la ladera opuesta al aparcamiento. Desde allí obtendrás las mejores vistas de Bandujo, y créeme, serán difíciles de superar.


Dónde comer en Proaza

No me canso de decirlo, ¡no hay ruta sin fartura! y en Proaza vamos a comer siempre al mismo sitio, Sidrería Benjamín Casa Clemente. Voy a decir 3 cosas que nos encantan: tortos de maíz caseros, repollo relleno, y pote con castañas. Si eres más tradicional: el picadillo con patatas y el pote asturiano. ¡Tienes que probarlo!


Ahora ya está la ruta completa, puedes ir a recorrer la Senda del Oso, comer en Casa Clemente y subir a Bandujo para despedir el día con el mejor paisaje de Proaza.

¿Algo que añadir?

 

Te dejo a mano la carpeta de Asturias por si estás planeando tu próxima escapada

Guía para recorrer Asturias, Viajeros Confesos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *