Qué ver en Éfeso en medio día

Nuestros viajes » Asia » Turquía » Qué ver en Éfeso en medio día

No te pierdas este post si vas a disfrutar de un Crucero por las Islas Griegas y Turquía. Una de las escalas es Kusadasi. Un pequeño pueblo desde el que se visita la antigua ciudad de Éfeso. Si te gusta la arqueología es una parada obligatoria en tu viaje a Turquía. Aquí te contamos cómo llegar a Éfeso por tu cuenta y qué ver en medio día.

Si estas en Kusadasi es porque al igual que nosotros has llegado en un crucero. Nuestro barco estaba atracado en el Puerto Nuevo de Kusadasi. Después de dar un paseo por el pueblo nos dirigimos a coger el autobús. Puedes leer AQUÍ todo lo que hacer en Kusadasi en medio día.

Las ruinas grecorromanas de Éfeso están situadas a 19km de Kusadasi y han sido nombradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2015. Como todas las grandes ciudades de la historia se han construido y arrasado decenas de veces por los conflictos bélicos. Quiero señalar un par de cosas de su historia qué me llaman la atención y me parecen curiosas.

El Templo de Artemisa fue incendiado en el 355a.C el día que nació Alejandro Magno. En el 334a.C fue Alejandro Magno el que instauró la democracia en la ciudad y decretó que todos los impuestos que se recaudaban fueran destinados a la restauración del Templo de Artemisa y se tardaron mas de 220 años. En este mismo templo Marco Antonio capturó a los hermanos de Cleopatra y los mató. La ciudad se levantó hace casi 10 mil años en terrenos pantanosos para evitar los impactos de los terremotos. Solo 2 terremotos en el siglo IV consiguieron dañar la ciudad, el resto de los desperfectos son obra de la mano del hombre.

Cómo llegar a Éfeso…

Si estas de vacaciones en un crucero la opción mas cómoda y cara es reservar una plaza en las excursiones guiadas del propio buque. Pero si prefieres hacer como nosotros e ir por tu cuenta puedes hacer dos cosas. Una evidente es ir en taxi. A la salida del puerto verás un motón de conductores que cartel en mano te ofrecen sus servicios señalando una foto de Éfeso. No esperes encontrar taxi-guías porque allí casi nadie habla inglés.

Otra opción es ir en autobús urbano. El mismo qué usan ellos para desplazarse de un poblado a otro. Esta fue nuestra elección. El autobús en realidad no es un bus. Es una furgoneta pequeña donde entramos unas 12 personas. La parada se reconoce porque es una señal como la de parking que tiene la «P». Pero en lugar de esa letra tiene la «D» de  dolmus que es como se dice allí autobús.

Para hacer el trayecto completo cogimos 2 buses. El primero era la linea número 5, compramos el billete simple 1€. No es necesario cambiar a liras turcas porque aceptan euros sin problemas. Le dijimos al conductor que queríamos ir a Selcuk. En 5 minutos el propio chófer nos indico que bajásemos y esperásemos por el siguiente autobús. No tiene perdida porque trae escrito claramente Selcuk en el capo. No obstante preguntar primero porque en ciertos meses del año donde hay mayor afluencia turística hay un bus directo de los grandes. Sale uno cada 10 minutos y te deja a la puerta del complejo junto a la parada de taxis.

Nos subimos en el bus Selcuk y pagamos 2,5€ cada uno. Después de 20 minutos por la autopista   D515 la furgoneta se paró en la cuneta. Nos bajamos casi todos en la parada qué hay junto a la parada de taxis oficial. Aquí nos tocó hacer caso omiso a los quinientos mil taxistas que aparecieron para decirnos que aún quedaba mucho camino. ¡Ojo a esto porque son muy cucos! En realidad estas a menos de 1km de la entrada.

Una vez te bajas del bus solo tienes que seguir  las señales o a la gente en masa. Prepárate a ver una cantidad de turistas alucinantes. Nosotros seguimos  al grupo del bus y llegamos por fin a las taquillas. Pagamos con tarjeta las entradas que fueron 40 liras turcas= 8.5€ por persona. Mapa en mano comenzamos a explorar. Si lo necesitas en este post de contamos cuales son las mejores tarjetas para viajar al extranjero sin comisiones


Qué ver en las Ruinas de Éfeso…

Pese a que estas ruinas todavía no han sido excavadas al 100% cualquiera puede darse cuenta de lo grandioso que fue aquel lugar en la antigüedad. Son unas ruinas fáciles de ver, en general todo se distribuye a ambos lados de dos calles principales. El suelo es de tierra con piedras. Hay mucho polvo, cuestas, desniveles, y nada de sombra. Así que no lo recomendamos para carritos de bebe ni personas en sillas de ruedas. Y nos parece imprescindible llevar agua y algo para cubrirte la cabeza si vas en pleno agosto como nosotros.

Entramos por la Vía Arcadia que es una calle con columnas a los lados y suelo de mármol donde en la época romana había tiendas y galerías comerciales. Es una pena que no quede ninguna ruina de ellas. Esta vía unía el puerto con la ciudad. En la antigüedad el mar llegaba hasta Éfeso. No podíamos quitarnos este dato de la cabeza, ahora esta a 17km de distancia. Por este motivo a partir del siglo V d.c. la ciudad portuaria fue perdiendo importancia hasta que se quedó en el olvido. Fue debido a la sedimentación del río Caistro y el retroceso del mar.

Al final de esta vía esta el Gran Teatro romano que es gigantesco. Fue el mas grande de su época. Tenia capacidad para 25000 personas. También se usaba como Circo Romano.

Continuamos andando hacia  la Vía de Mármol que como su nombre indica el suelo esta cubierto de losas de mármol. Esta gran calle unía la Biblioteca de Celso con el Templo de Artemisa. En uno de los  extremos esta la zona del Agora comercial. Solo tiene unas cuantas columnas en pie pero aun así conseguimos apreciar lo grande fue en su día. El Templo de Artemisa es una de las 7 maravillas del mundo antiguo y fue el mas grande de la antigüedad. En él se veneraba a una Diosa de múltiples pechos llamada Polimastia, a la que llamaron posteriormente Artemisa, de ahí su nombre. Hoy en día solo se conserva una columna de las 120 que tuvo.

De repente apareció  la fachada de la Biblioteca de Celso. Es lo que más nos impresionó porque esta en un excelente estado de conservación. Se hicieron trabajos de reconstrucción en la década de los 80 y esta maravillosamente hecho respetando al máximo la estética antigua. Justo al lado, la Puerta de Mazeo y Mitridates construida en el año 40 por unos esclavos a los que habían liberado.

A continuación seguimos por la Vía de los Curetos. Es como llamaban a los sacerdotes que mantenían el fuego encendido en los ayuntamientos de la época.

A ambos lados de esta calle es donde se concentran casi todas las ruinas. A nosotros lo que más nos llamo la atención fue:

  • El suelo de mosaicos que se conservan muy bien aunque han pasado mas de 10mil años por ellos. Es alucinante.

  • Las letrinas y baños públicos. Son unos de los primeros de los que se tiene constancia.

  • El Templo de Adriano.

  • La fuente de Trajano

  • La Puerta de Hércules

  • El Odeón que es otro anfiteatro del siglo II y aunque es pequeño se encuentra en buen estado.

  • Mirador panorámico

Llegados a este punto comenzamos la retirada. Eran las 17.00 había un calor horroroso, fuego puro saliendo del suelo. Además de una masificación de gente que en algunos puntos de paso estrecho era agobiante. Si tienes oportunidad de escoger entre un día nublado y uno de sol no dudes, vete el nublado.  Y temprano mejor para evitar el turismo en masa.

Nunca habíamos visto tantos japoneses y chinos juntos. Cámara en mano, con sus mascarillas, sus faldas por encima de los pantalones, sandalias con calcetines, vestidos de tirantes sobre camisetas de manga larga…etc. Nosotros dos en bermudas, camisetas y chanclas y sudando la gota gorda, no conseguíamos entender como lo soportaban.

La visita nos llevo 4 horas y creemos qué es el tiempo mínimo para visitarlo sin prisa pero sin pausa.

Al igual que la fachada de la biblioteca, las puertas y el templo de Adriano estaban en muy buen estado, había otras zonas que ni con el mapa conseguíamos imaginar como serian.

Cuando salimos por la puerta de la taquilla por la que habíamos entrado, ya eran las 17.40 de la tarde. Pero teníamos tiempo para hacer una última parada en un lugar de mucha importancia para los cristianos. La Casa de la Virgen María. Según la historia a este lugar llegó la Virgen María después de que crucificaran a Cristo huyendo de Jerusalén. Este lugar ha sido visitado por los Papas Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y cada 15 de agosto se hace una popular romería a modo de peregrinación. Lo curioso es que este lugar es un edificio del Siglo VIII y no hay ninguna prueba de que este levantado sobre otra edificación previa. En realidad se cree qué este lugar fue el refugio de la Virgen María por una visión mariana de una alemana. La entrada a la casa es de 25 liras turcas = 5.5€ por persona.

No sabemos si fue por la distancia que eran unos cuantos kilómetros a pie por un sendero. Porque había cientos de personas arremolinadas en la entrada o porque estábamos saturados. Pero nos pareció que es una visita totalmente prescindible.

Para volver a Kusadasi tan solo hicimos lo mismo que por la mañana pero al revés. Paramos a hacer algunas compras en el Bazar, y regresamos cansadisimos a nuestro barco pero muy contentos.


Ahora te dejo enlaces a el resto de escalas que hicimos en el Crucero por las Islas Griegas y Turquía por si te son de utilidad.

Seguir leyendo:

Santorini en un día

Mykonos en un día

Atenas en un día

Estambul en dos días

Kusadasi en medio día


Si quieres ir a Éfeso con una guía privado échale un ojo a esta excursión en español con salida desde Kusadasi.
También puedes ir a las increíbles piscinas naturales de Pamukkale conocidas como Castillos de algodón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *