Antelope canyon, Horseshoe Bend y Monument Valley

Día 7 del roadtrip por la costa oeste de E.E.U.U

arizona-utah

de Arizona a Utah

En un solo día pasamos de Arizona  a Utah. Visitaremos el increíble Antelope Canyon, el llamativo Horseshoe Bend y el archipopularmente conocido Monument Valley ¿Nos acompañas?

Dejamos Las Vegas por la mañana temprano. Muy temprano porque a las 11 de la mañana teníamos reservada la excursión en el Antelope Canyon, y estábamos a 4.5 horas en coche y 280 millas. Aunque era como ir de Asturias a Madrid se nos hizo muy ameno. Salimos de Las Vegas dirección St George. Nos desviamos por la 59 hasta Kanab y después a la 89 hasta Page. El paisaje que íbamos viendo nos gustaba tanto y era tan diferente a lo que habíamos visto hasta ahora que estábamos muy entretenidos. La zona del lago Powell fue de lo mas bonito. Los tonos pasaron de amarillentos a rojo fuego. Paso de haber alguna vegetación a  roca pura solamente.

Siguiendo las indicaciones del Gps llegamos sin ningún problema a nuestro destino, Page. El Antelope Canyon esta dentro de una reserva de la tribu de los indios Navajos. Allí rigen sus normas. Habíamos reservado la excursión a las 11 de la mañana porque leímos en varios foros que cerca del mediodía la luz entraba por la grieta y la iluminaba de una manera excepcional. Estas grietas en la roca que son transitables solo acompañados de guías de la tribu Navajo se dividen en dos. La Lower y la Upper. Nosotros después de buscar información sobre ambas nos decantamos por la Upper.

La reserva la tramitamos a través de la página oficial de la Tribu. Te la confirman pero no se paga nada hasta que no llegas allí. Primero pagas 8 euros por entrar a territorio Navajo. Aparcas el coche en la explanada de tierra. Hay baños  y una especie de tendejón para dar sombra. En esa zona hay mas personas de la Tribu que te pedirán el documento que confirma la reserva y te cobrarán. Puedes enseñarlo a través del móvil, y además tienen datáfono para que pagues con Visa si quieres. ( Que manda narices que en tiendas de nuestro barrio aun no se puede pagar con la tarjeta y en mitad de la nada sí)

Habíamos leído que teníamos que tener en cuenta que en el Antelope Canyon había un Huso horario diferente y que había que restar una hora a la de Las Vegas. Lo hicimos y cuando llegamos nos dijeron que llegábamos una hora antes. Mientras esperábamos allí sentados a que nos avisaran para subir a las camionetas que te llevan hasta la grieta empezó a ponerse negro el cielo. Y en cosa de 10 minutos comenzó a llover y a granizar.

Estábamos asustados, porque si el tiempo se complica y llueve mucho no hacen la visita por cuestiones de seguridad. Hace varios años unos cuantos turistas perdieron la vida sorprendidos por unas lluvias torrenciales que inundaron la grieta y no pudieron escapar. Desde entonces por eso lo suspenden si no lo ven claro. Por suerte ellos estaban confiados y nos dijeron que era pasajero. Fue cierto, justo a nuestra hora paro de llover pero se quedo nublado. Con lo cual aunque la hora era la mejor del día para visitarlo, hubo poca luz respecto a un día de sol.

antelope-camion

en el camión

Nos empezaron a llamar por orden de lista y a distribuir en los camiones y nos llevaron a la entrada. La visita fue en inglés. Los grupos no eran mayores a 8 personas. La verdad es que aunque estaba nublado lo que vimos allí dentro nos dejo sin palabras. Se ve claramente como la roca esta desgastada  y erosionada a diferentes niveles. La luz entra por la apertura superior de la grieta e ilumina el interior.

interior-grieta

interior de la grieta

En general se puede caminar bien, hacer fotos siempre y cuando la gente sea respetuosa exceptuando un par de tramos donde es muy estrecho. Ciertamente creemos que una persona con problemas de claustrofobia severa no debería entrar. Se recorre el mismo camino a la ida y a la vuelta. Y en 1 hora estas en el exterior otra vez. Te vuelven a llevar al punto inicial en la camioneta y te vas con una sensación de que la naturaleza hace obras maravillosas.

roca-antelope

sentados en la roca

Al salir de allí fuimos directos al aparcamiento del Horseshoe Bend. Estábamos a 17 minutos menos de 10 millas. Conseguimos aparcar, cogimos agua de la nevera portátil y seguimos el sendero hasta llegar a este increíble meandro del río Colorado. El camino a pie es por una ruta  de tierra no apto para gente con movilidad reducida. Si es verano la vuelta se hace malamente porque es cuesta arriba y el calor aprieta. Pero aun así merece muy mucho la pena el caminito. Estábamos unas 100 personas al borde del precipicio cámara en mano. Menos Jose que estaba a unos 5 metros del borde del precipicio. Conseguí que se acercara un segundo para hacer esta foto

horseshoe-bend-herradura

la famosa herradura

Después de estar allí un ratillo observando el paisaje y a la gente haciendo piruetas imposibles volvimos al coche y seguimos nuestro camino. Como íbamos bien de tiempo antes de ir al Monument Valley nos desviamos unas millas para ver las formaciones rocosas conocidas como Elephant feet. Como su nombre indica parecen dos pies de elefante. Están a pie de carretera se ven muy bien. Y son curiosas, verlas gemelas en una explanada te hace preguntarte el por qué.

elephant-feet

Elephant feet

Después de esta mini-paradinha seguimos durante una hora y media y unas 88 millas hasta llegar al Monument Valley. Cuando estábamos a unas cuantas millas ya podíamos a predecir lo que íbamos a encontrarnos. En el horizonte se apreciaban los contornos de las rocas a capricho sobre la llanura.

monument-camino

carretera a Monument Valley

Llegamos  a una taquilla donde pagamos 20$ por el coche. Da igual cuanta gente vaya dentro. Nos indicaron donde estaba el centro de visitantes y que allí encontraríamos los mapas.

Aparcamos junto al edificio principal para primero ir al baño. Segundo hacer unas cuantas panorámicas desde allí mismo.

panoramica-monument

panorámica

Tercero coger el mapa. El centro de visitantes, la cafetería, los baños, y la terraza esta todo junto. Nos apeteció tomarnos un par de helados sentados en la terraza de la cafetería. Siempre decimos que en todos los viajes hay EL MOMENTO.  Y sin duda en este roadtrip fue allí, en aquel instante. Todo estaba en silencio. Un silencio tan puro que te inquieta. Delante de nosotros teníamos una de las imágenes mas conocidas de la historia del cine. John Ford rodó allí muchísimas películas del oeste. Creo que esa imagen la llevaré siempre en la retina grabada. Parecía que las podíamos tocar desde allí mismo. Había una paz maravillosa.

Un buen rato después de acabarnos los helados nos pusimos en marcha. Esta visita se hace en vehículos por una pista de tierra circular. Nosotros como ya sabréis íbamos en un Ford Mustang descapotable. Dudamos en si poner la capota para no llenarnos de polvo o no hacerlo.  Pero nos parecía un sacrilegio estar allí y no poder verlo desde todos los ángulos. Así que dejamos el coche descapotado y comenzamos.

camino-tierra-monument

camino de tierra

Nada mas nos adelantó alguien y nos comimos una gran oleada de tierra pensamos esto va a ser muy gordo. Y lo fue, el cuero negro paso a ser naranja a los 10 minutos de rodar por la pista de tierra detrás de los coches. Pero aun así lo recomendamos. Pudimos disfrutar al máximo del camino, del paisaje, y al fin y al cabo lo sucio se limpia. Hacer todo el recorrido nos llevo 2 horas y media. Vimos un atardecer precioso.

atardecer-monument

el atardecer

Y prácticamente se nos hizo allí de noche. Salimos justo antes de la hora de cierre. Nuestro siguiente punto era en el pueblo del  Mexican Hat.  Allí estaba nuestro alojamiento para esa noche.

Escogimos el Mexican Hat Lodge. Era un motel muy típico de esa zona. Nos gustó mucho. La atención fue estupenda y la cama realmente cómoda. Además son muy previsores y en la habitación te dejan encima de la mesa un montón de trapos y una nota que decía ” por favor no usen las toallas para limpiar el polvo del interior del coche, usen estos trapos”. Nos vinieron de lujo porque nos daba suma vergüenza/asco pensar en entregar así el coche. Así que primero limpiamos el interior del Mustang después nos dimos una buena ducha de varios jabones para sacarnos el polvo del pelo, los dientes y demás orificios insospechados.

mexican-hat-lodge

nuestro alojamiento

Cuando nos acicalamos bajamos a cenar al Grill Restaurante del motel. No nos pudo gustar más el sitio, la comida el ambiente. Fue perfecto, la guinda del pastel al día redondo que habíamos vivido. Respecto al precio fueron 110$ la habitación mas pequeña y barata que pudimos reservar con 6 meses de antelación. Y la cena casi 50$ por dos platos combinados de carne de hamburguesa con ensalada y fabas similares a las del desayuno inglés.

cena-grill

la cena del grill restaurante

Ciertamente los precios fueron mucho mas elevados a lo que habitualmente gastamos en noches de hotel y cenas. Pero nos ahorramos mucho tiempo en desplazarnos a otro pueblo menos turístico. En buscar otro sitio para cenar. Y lo disfrutamos mucho. Así que lo recomendamos igualmente.

cervezas-terraza-mexican

encantados en la terraza del grill tomando unas cervezas

Después de cenar y tomarnos unas cervezas nos fuimos derechitos a la cama a descansar. Había sido un día muy largo y muy emocionante. Además al día siguiente nuevamente teníamos que madrugar para desplazarnos a uno de los platos fuertes de este viaje, EL GRAN CAÑÓN.

Ahora puedes volver al itinerario general para no perderte nada, o seguir leyendo para acompañarnos al Gran Cañón y la Ruta 66

 

2 pensamientos en “Antelope canyon, Horseshoe Bend y Monument Valley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *