De Williams a Los Angeles por la Ruta 66 (2ª parte)

Nuestros viajes » América » Estados Unidos » Ruta 66 » De Williams a Los Angeles por la Ruta 66 (2ª parte)Día 9 por la costa oeste de E.E.U.U.

Guía Costa Oeste USA viajeros confesos ruta 66Pueblos fantasma, pueblos con encanto, pueblos con burros campando a sus anchas, el Café mas conocido, el diner mas popular de la costa oeste, la locomotora mas grande que hemos visto nunca. Todo esto es la RUTA 66 

Nos levantamos sin prisa  no como los días anteriores que salíamos antes que el  sol. Desayunamos en la habitación del motel tranquilamente, recogimos las cosas y nos fuimos directos a un punto que nos quedaba por ver en el pueblo. Esta justo al lado del diner donde cenamos la noche anterior solo que como no estaba iluminado no pudimos verlo.

Era la descomunal locomotora Santa Fe. Data de los años 20 y llegó a recorrer mas de 2 millones de millas. Puedes ver en las fotos lo grandísima que es. Mientras estábamos allí tuvimos la suerte de que un larguisisisisisisisisisisimo tren de mercancías  pasó por el pueblo. Las vías están justo al lado del Museo de la ruta. A lo tonto el tren con mas de 60 vagones tardo aproximadamente 8 minutos en desaparecer. La expresión de “tienes la misma cara que las vacas viendo pasar el tren” tuvo que inventarse allí. No se acababa nunca. Eso sí, mas adelante os cuento el juego que me dio el tren que para mi fue uno de los momentos mas divertidos del viaje.

Primer pueblo; Chloride

Cuando acabamos de ver la locomotora seguimos nuestro camino por la ruta que nos llevaría unas 5 horas para hacer 320 millas hasta los Ángeles. Pero no por la interestatal 40. Nos desviamos por la carretera 93 hasta uno de los pueblos mas chulos que hemos visitado en la ruta. Chloride. Si tenemos que definirlo nos cuesta bastante. Es un pueblo activo porque allí vive gente en unas casas super curiosas. Tienen como el reto de hacerlas especiales para atraer al turismo. Desde cactus gigantes, jardines llenos de chatarra decorando, un coche que es indescriptible…etc

Pero además hacen un espectáculo en el centro del pueblo que conservan desde 1800 con el encanto del old west, o sea que parece que Lucky Luck saldrá por alguna esquina de un momento a otro. Hacen duelos y proyectan pelis del oeste. Os aconsejamos comprobar el horario del espectáculo porque varía dependiendo del día. Nos lo pasamos pipa y además estábamos prácticamente solos. Acabé tocando el piano del Saloon de 1800.

Por supuesto tienen el típico mural al que no podemos resistirnos cuando los vemos y nos hicimos la turist-foto de rigor. Aprovechando que había una tienda super original  que vendía souvenirs y cervezas hicimos un minibotellon. Compramos imanes y un par de botellas de cerveza fresquísimas que nos tomamos sentados en el suelo a la sombra de un edificio porque el calor era considerable. Aproximadamente 40 grados y aun no eran ni las 11 del mediodía.


De camino al paraíso de los burros, Oatman

Nos bebimos las cervezas en lo que vienen siendo 2 minutos para que no calentaran y emprendimos el viaje otra vez. Retrocedimos hasta Kingman y tomamos la Oatman rd 10. Es una carretera de muchas curvas que sube un puerto pero que ofrece unas vistas espectaculares. Se pasa por delante del Cool Springs Station Museum que si paras te encantará. (No tenemos foto pero si un buen vídeo que editaremos) Nosotros como somos de Asturias estamos acostumbrados a curvas y más curvas pero vimos varios coches un poco “apurados”, así que ojito con este tramo.

Después de unos cuantos kilómetros llegamos a un pueblo donde me  quedaría a vivir sin mas miramientos. Oatman. Es un pueblo activo que tiene de todo. Por tener tiene unos cuantos burros campando a sus anchas por el pueblo.

Hay tiendas que te venden alfalfa por 1$ para que los alimentes y como no son animales tontos siguen a los turistas o se ponen a tiro para no perder “bocao”. Eran adorables, a los burritos bebes les ponían una pegatina en la cabeza que decía que no los alimentases porque tenían que mamar. Se dejaban acariciar y rascar perfectamente. Viven como reyes. Jose acabo medio enfadándose conmigo porque no me separaba de los burros y teníamos que seguir el camino. Lo genial es que los burros son libres, pueden moverse por donde quieran -solo que quieren estar cerca de la alfalfa-. Como siempre cuando escribimos algo sobre animales, quiero recalcar la importancia de respetar a los animales. No los atosigues, no los agobies. 

Comer en Oatman

Se hizo tan tarde que decidimos parar a comer allí para no dar vueltas. Contábamos con que nos iban a sablear por estar en un pueblo muy turístico sin nada alrededor. Pero para nada. Entramos en el Olive Oatman restaurant-saloon. Vaya sitio mas bonito por fuera y por dentro. Una camarera super amable nos sentó rápidamente en una mesa que le acababa de quedar libre y nos explicó que había un “menú del día” o también podíamos pedir de carta. Probé el plato del menú que era una chuleta cubierta con verduras y arroz que estaba muy rica. Traía una salsa aparte. Y Jose pidió un menú hamburguesa con queso pero era sin pan, solo la carne. También estaba muy sabrosa.

Pedimos agua para beber y estaba  embotellada por el propio restaurante, nos pareció muy interesante. Por comentar los baños de este sitio eran espectaculares y muy limpios. Así que muy recomendable sin dudas. El precio del menú del día,  y del menú hamburguesa con patatas y la bebida y un trozo de tarta para Jose no llegó a 30$.

Dónde encontrar señales auténticas de la ruta 66

Con la barriga llena volvimos al coche que habíamos aparcado junto a la oficina de correos y seguimos la ruta 66. Esta parte fue de las más especiales del viaje. Porque hasta ahora todas las señales que habíamos visto tanto verticales como pintadas en el suelo eran modernas. De echo ponían Historic Route 66, o Route 66 perfectamente pintadas de antes de ayer.

Pero de la que íbamos conduciendo le dije a Jose “meca acabamos de pasar una señal viaja” y como íbamos solos dimos marcha atrás en aquella recta mal asfaltada hasta que la vimos. Allí estaba desconchada, gorda, hecha polvo por todo lo que habrá soportado durante tantos años. Allí sentimos la historia y nos sentimos un poco Americanos. Como somos un poco frikis nos agachamos para buscar algún trozo desprendido del asfalto y lo encontramos. Ahora descansa en casa en nuestro altar viajero.

Para ir por ese tramo después de pasar Needles hay que desviarse a la carretera 95 y tomar el segundo desvió a la izquierda hacia Goffs Rd. Ahí se coge la ruta de nuevo que enlaza mas adelante con la National Trails Hwy. El tramo entre el desvió que os decimos y el famosísimo Café Bagdad es donde se concentran 5 o 6 señales pintadas originales.

Son unos cuantos kilómetros de carretera que va paralela a la vía del tren y en pocos sitios se cruza. Como íbamos parando cuando nos apetecía para fotografiar el paisaje y las señales, el tren nos pasaba de vez en cuando y después lo pasábamos nosotros.

Aquí viene el momento divertido al menos para mi, y ahora Jose ya se ríe también. Te pongo en situación. Resulta que soy super miope y llevo lentillas, pero Jose solo es un poco y suele ir sin nada con lo cual no ve tan bien como debería.

Yo iba conduciendo y  el tren estaba paralelo a nosotros y le dije a Jose “sabes lo que molaría mucho, hacer como en las pelis y acelerar a tope y pasar justo por delante del tren” y Jose la mira con cara de ” Síiii, pero Nooooo”. Empece a acelerar y le dije “mira, mira, qué pasamos antes fijo” y Jose el pobre se cogió a la manilla de la puerta, al cinturón y solo decía “para locaaaa, no lo hagas”

¿Dónde esta la gracia?…en que Jose pensaba que había un paso a nivel porque no ve tres en un burro y yo si veía que el tendido de las vías hacía una curva a izquierdas dejando de ir paralelo al coche. Moraleja: ¡¡ponte gafas que luego te llevas unos sustos de órdago!! La cara de Jose era un poema, y mas cuando vio que el tren se desviaba y no había paso a nivel. Soy un poco cabroncilla, lo confieso.

Hicimos la parada obligatoria  en el Bagdad Café pero estaba cerrado. Así que solo lo vimos por fuera. Las caravanas de chapa típicas americanas que hay detrás son una pasada.

Llegamos al Diner mas famoso de la ruta 66

Y seguimos a nuestro siguiente destino super deseado que era el Diner Peggy Sues en el 35733 de Yermo Rd justo antes de llegar a Barstow. Entramos allí como el que va a coger billetes de 500€ del suelo. Con una sonrisa de oreja a oreja. En Gijón también hay un Peggy Sues, pero pequeño aunque con mucho rollo. Y estar allí era como un sueño.

Nos dimos una mini vuelta de inspección por dentro y nos sentamos en la barra para pedir las sodas con vainilla que tanto nos habían gustado. La camarera se dio cuenta de que no sabíamos mucho ingles y menos americano y estuvo quedándose con nosotros  junto con un camionero que estaba comiendo un plato de salchichas sentado a nuestro lado. Hay cosas que aunque no se entienden literal se notan. Los baños muy grandes, poco limpios pero con música. (Ahí lo dejo.)

Chasco en el pueblo fantasma de Calico

Después de tomarnos las cream sodas volvimos al coche con cierta prisa porque queríamos llegar a Calico antes de que cerraran. La hora de cierre era a las 17.00 y nosotros llegamos a las 16.30 y ya estaba todo cerrado. El ranger nos dejó pasar a que diéramos una vuelta hasta la hora de cerrar oficial. Ciertamente nos desilusiono un poco. Teníamos la sensación de estar en un parque de atracciones con poco o nada auténtico. Solo eran fachadas hechas hace relativamente poco tiempo simulando decorados de películas del oeste. Teníamos unas expectativas altísimas de este pueblo por comentarios que habíamos leído cuando preparábamos las rutas y nos llevamos un chasco grande. Nos quedamos con la autenticidad de Bodie mil veces aunque no tenga tiendas ni espectáculos de actores. Es una opinión personal, cada uno que decida con esta información.

folleto-calico


Los atascos de Los Ángeles

Tras esa media hora volvimos al coche y marcamos la dirección de nuestro alojamiento en Los Ángeles. No sabíamos la que nos venía encima. Resulta que un trayecto que debería llevarnos menos de 2 horas nos llevo 5. Llegamos con 3 horas de retraso al alojamiento por las retenciones. Avisamos cada poco a los chicos con nuestra ubicación para que calculasen cuanto tardaríamos. Era horrible, autopista de 5 carriles colapsados todos y a paso pulga. No podíamos mas. Nos cansamos mas en ese super atasco que en el resto del día. Cuando por fin llegamos al apartamento los dueños nos explicaron que era el último día de las vacaciones para la mayoría de los habitantes de Los Ángeles. O sea plena operación retorno. Aún así el resto de los días había atascos iguales o mayores.


Dónde dormir en Los Ángeles

La habitación la reservamos por Airbnb.(En el blog tenemos el descuento de 25€ para tu primera reserva, solo tienes que hacer clic aquí  y seguir los pasos). Rex y Miguel  resultaron ser una pareja muy amable que ofertaba una habitación con baño privado, uso de su cocina y de la piscina comunitaria en su piso de Long Beach. Nos quedamos allí  4 noches por 163 euros. Estuvimos super a gusto. Se esforzaron muchísimo por recomendarnos sitios muy guays  y además tenían 2 gatitos adorables. Era como estar en casa. La habitación muy grande, silenciosa y la cama cómoda.

long-beach-habitacion

Solo le pondríamos un pero, y es la ubicación. Realmente no contábamos con todos los atascos que hay en Los Ángeles constantemente. No eran tan gordos como el primero, pero bastante importantes. Es peor que aquí una operación salida. Perdimos mucho tiempo en desplazamientos que por distancia no deberían de llevarnos ni una quinta parte de lo que fue.

Por este motivo tenemos claro que no volveríamos a alojarnos en Long Beach. Lo haríamos en la zona de Venice qué al fin y al cabo es dónde acabamos cada día. Fue sin duda nuestra zona preferida. Estas son las ofertas actuales en booking.com

Booking.com

 

Como estábamos muy cansados bajamos a comprar unos bocatas a una tienda de la cadena Subway  que había en la misma calle y nos quedamos charlando con nuestros anfitriones relajadamente. El día había sido muy largo…


Ahora puedes seguir leyendo…

Qué ver y qué hacer en Los Ángeles

Big Sur de regreso a San Francisco 

Mapas, conclusiones y el presupuesto 

•Artículos relacionados:

Cómo tramitar el ESTA

La Casa Winchester

Costa Este de USA

Volver a:

GRAN CAÑÓN e inicio de la ruta 66

ANTELOPE CANYON, HORSESHOE BEND Y MONUMENT VALLEY

VALLE DE LA MUERTE Y LAS VEGAS

YOSEMITE Y PUEBLO FANTASMA DE BODIE

QUÉ VER Y QUÉ HACER EN SAN FRANCISCO

Inicio de la guía


6 pensamientos en “De Williams a Los Angeles por la Ruta 66 (2ª parte)

  1. Recuerdas a que altura estaba la señal desconchada y gorda?
    Nada más desviarse en Needles o más cerca del Café Bagdad?
    Gracias, y a seguir con vuestro blog!!

  2. Nos ha encantado!! 😍😍😍
    Es uno de nuestros viajes pendientes!! 😥😥😥 A ver si algún día podemos hacerlo!! 👏🏻👏🏻

    • Claro, por que no!!!! Seguro que lo hacéis antes de lo que pensáis chicos. Solo es ponerse. Y acostumbrados a hacer rutas a menudo lo tenéis chupao. Besos pareja!!!

  3. No conocía Chrolide… aunque nosotros hacemos LA – Williams en un día y ya tenemos petado el día… estaba pensandk quizás no parar en Cálico, porque todo el mundo dice lo mismo y al fin y al cabo iremos a Bodie, que es un pueblo fantasma de verdad… voy a darle una pasada a este día del viaje después de leer tu post. Creo que será de los días más guays del viaje!!! :):)

    • Nuestra opinión respecto a pueblos fantasmas es 1º Bodie, 2º Chloride, 3º Calico. Sin ningún tipo de dudas. Que penita que no tengáis un día para dormir en la ruta y disfrutar de ella. Besos chicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *